Descripción

En la falda occidental del Risco la Villuerca en la cabecera del río Viejas y del río Almonte y a unos 930 metros de altura, se encuentra el pueblo serrano de Navezuelas.

De Navezuelas se puede salir o bien en dirección al Collado Landrino o bien en dirección al Collado de la Pariera (en esta dirección es por donde está señalizada la ruta, y por donde nosotros iremos), en ambos casos, bajaremos después al Valle del río Viejas

Partiendo de la parte alta de Navezuelas, en concreto desde la Plaza de España, ascenderemos por el antiguo camino hasta el Collado de la Pariera(1.240 m) situado en la Sierra Tejadilla (cuentan los viejos que los lobos acudían a saciar su hambre con las cabras que poblaban antaño el lugar, donde tradicionalmente venían a parir), en este punto a nuestra espalda se extiende el valle del río Almonte, anticlinal del Almonte, donde si observamos sus crestas circundantes podemos apreciar la elevación que llegó a tener esta zona, hoy convertida en valle; es en este anticlinal del Almonte donde se sitúa la localidad de Navezuelas, enfrente tenemos el Valle del río Viejas, sinclinal del Viejas, a la izquierda el arrollo de la Tejadilla, la sierra del Viejas y la alineación del Hospital del Obispo y de Navatrasierra conforman tres niveles sucesivos de cumbres en el horizonte, formando el relieve apalachense; desde allí hasta el Collado de los Ajos (1.220 m) desde donde podremos observar de nuevo la formación Apalachense de las Villuercas, para comenzar a bajar hasta el Valle del Viejas.

Comenzaremos a ascender por una ladera del valle, por la pista forestal que existe, hasta el Pozo de la Nieve (construcción anterior al siglo XVII, donde los monjes del Monasterio guardaban la nieve invernal que utilizaban a lo largo de la año para conservar los alimentos;  fue una obra importante, cuyo coste se elevó a 80.000 reales, siendo Prior Fray Juan de Logrosán).

El descenso a Guadalupe comenzará por la antigua carretera de la base militar, a unos 200 metros, en el Collado de la arena (1240 m, de donde se sacaba la arena para bruñir el cobre, y para fregar; se encuentra en una falla, con presencia de areniscas), encontramos el desvío al antiguo camino de herradura, dejando la carretera a la izquierda; desde aquí bajaremos por Ballesteros por la falda oriental del Risco la Villuerca,  que nos lleva hasta la Ermita del Humilladero (comenzada a finales del siglo XV para que los peregrinos pudieran orar al ver el santuario de Guadalupe; Miguel de Cervantes trajo aquí sus cadenas de cautiverio en Argel, para ofrenda de la virgen de Guadalupe. Está construida en ladrillo plantillado y tiene bóveda de crucería. Su estilo mudéjar se aprecia en sus ventanales de tracería y rosetas. En su construcción se usaron las mismas normas que en el templete del claustro mudéjar del monasterio de Guadalupe. Fue declarada Monumento Nacional en 1931 y Bien de Interés Cultural).

Por el margen derecho de la carretera (Ex -118), tomando el camino de la antigua cañería que abastecía de agua a la Puebla, bajaremos  hacia ésta; encontraremos una bifurcación de caminos a unos 3 Km, seguiremos por el de la derecha que nos llevará a la conocida como cuesta de la Horca, por ser ejecutados allí los maleantes de antiguas épocas, desde allí entraremos en la Puebla por el barrio de San José Obrero donde nos podremos refrescar en su fuente antes de llegar al Monasterio.

Anuncios



A %d blogueros les gusta esto: