Ruta Berrocal de Peraleda de San Román: “Cancho el Castillo”

28 09 2012

Berrocal de Peraleda: Cancho Castillo.

Día 30 de septiembre (domingo), salida a las 8 de la mañana desde la parada de autobuses de Guadalupe.

Inscripción por email (maragatosvilluercas@hotamil.com). Abierto plazo de inscripción.

El berrocal de Peraleda de San Román se extiende desde el río Guadalija, al oeste, hasta las cercanías de Valdelacasa de Tajo, al este. El río Tajo lo atraviesa entre las fortalezas árabes del Espejel y de Alija, constituyendo un profundo cañón, tajo o desfiladero de paredes casi verticales, hoy cubiertas en gran parte por las aguas del Embalse de Valdecañas.

Se llega por un tortuoso camino de unos 5 Km. que sale desde las cruces del Calvario en dirección a la Laguna Vieja en la dehesa boyal de Peraleda.

El llamado “Cancho Castillo” es una enorme “piedra caballera” ubicada en el berrocal de la dehesa boyal de Peraleda. El bloque en forma de gran bolo granítico, originado por meteorización química, con su “decoración” natural como de enorme venera o de proa de barco resulta curiosísimo, y no es raro que haya atraído religiosidad desde la prehistoria. En sus inmediaciones existen numerosas representaciones rupestres: cazoletas, grabados y restos cerámicos neolíticos, calcolíticos y romanos, por lo cual podremos considerarle como un lugar mágico o sagrado. En la parte inferior hay una gran cavidad que pudo ser refugio de pastores desde el neolítico y tal vez santuario rupestre. Este geositio le confiere al berrocal de Peraleda de San Román un gran valor geoarqueológico y cultural añadido a su curiosa geomorfología.

Los granitos del berrocal de Peraleda de San Román son fundamentalmente de grano fino con dos micas, aunque también podemos encontrar otros con grandes cristales de feldespatos orientados y filones de aplitas, pegmatitas y cuarzos, relacionados éstos con las numerosas líneas de fracturas paralelas, de dirección noreste- suroeste, que limitan y compartimentan interiormente este enorme batolito, las cuales son aprovechadas por los arroyos que nacen en las sierras de la Braña y las Navazuelas y guían sus aguas hasta el cercano Tajo. Sobre estos granitos se han depositado materiales terciarios de edad pliocena (“rañas”), constituidos por arcillas, arenas y cantos rodados de cuarcitas procedentes de las Sierras de las Villuercas. Son significativas las plataformas de las rañas del Madroñal, Dehesa Boyal, las Cuevas y las Porquerizas, separadas unas de otras por el encajamiento de la red fluvial en las líneas de fractura.

Observaremos las curiosas formas erosivas del berrocal, originadas por meteorización química y mecánica de las rocas graníticas: los bloques redondeados, las “piedras en seta” y las “piedras caballeras”, etc. así como los distintos planos de fracturación (diaclasas) que han determinado la formación de bloques de diferentes tamaños dentro de estas rocas graníticas masivas. En particular analizaremos, desde el punto de vista arqueológico, el “lugar mágico” del Cancho Castillo, sus cavidades, las cazoletas y los grabados rupestres del Calcolítico, la inscripción latina funeraria de época romana, etc.

Después de comer visitaremos el antiguo San Román (poblado romano) situado a los márgenes del río Gualija, los olivos centenarios, la mina Marialina……


Anuncios